jueves, 1 de agosto de 2013

Intensamente


[Federico Erra]

“Después, es imposible, vuelvo a mirarla. Las lágrimas llenan sus ojos. Reprime un sufrimiento muy intenso en el que no se hunde, que, por el contrario, soporta con todas sus fuerzas, al borde de su expresión culminante, que será la de la felicidad. No digo nada. No acudo en su ayuda durante esa irregularidad de su ser. El instante se acaba. Lol reprime sus lágrimas, que regresan al oleaje contenido de las lágrimas de su cuerpo. El instante no se ha deslizado ni hacia la victoria, ni hacia la derrota, no se ha coloreado de nada, sólo el placer, negador, ha pasado.”




El arrebato de Lol V. Stein, de Marguerite Duras -1964-


2 comentarios:

  1. Hace tiempo, tomé la determinación de leer este libro, por lo menos, una vez al año. Falté a mi promesa y al retomarlo no hace mucho, se me antojó todo nuevo. La sala de baile, la espera de Lol, el incomprensible abandono, el desajuste posterior.

    Siempre hay algo nuevo al releer a la Duras. El gesto inconfesable, la palabra acentuando el desespero, el amor escondido tras la ventana de un hotel.

    ResponderEliminar