viernes, 5 de febrero de 2016

Vidas enclavadas


[Escarabajo Volkswagen oculto entre el resto de coleópteros, en el Cleveland Museum of Natural History]

“Pero después hemos tenido otro problema con el escarabajo rojo. Un problema más grande: no quería quedarse dormido. Porque antes de ponerlos en el corcho, Iñes pone a dormir a todos los insectos. Mete un algodón en los botes, con un líquido azul. Y los insectos huelen el líquido y se quedan dormidos. Así es más fácil ponerlos en el corcho. Porque en el corcho se pone con agujas, y si empiezan a moverse cuando Iñes les quiere metes las agujas, es más difícil. Además les hace más daño. Por eso pone Iñes a los insectos a dormir. En los hospitales se hace lo mismo con las personas.

Pero dice Iñes que cuando acabemos el trabajo, vamos a volver a despertar a todos los insectos. Y les vamos a quitar las agujas. Y los vamos a llevar otra vez a los pozos. Pero algunos insectos duermen mucho, porque unas mariposas y unos saltamontes los cogimos hace diez días, o igual hace cuarenta días algunos, y siguen durmiendo todavía, en el corcho. Y eso es muy raro y es dormir mucho. Pero el escarabajo rojo no quiere quedarse dormido. Y eso también es raro, porque los demás insectos se quedan dormidos en cinco minutos con el líquido. Iñes dice que lo vamos a dejar así toda la noche, con el líquido, y que ya veremos mañana y que ya lo pondremos mañana en el corcho. Cinco minutos a veces es mucho tiempo y otras veces bastante poco.”


Vredaman, de Unai Elorriaga -2005-


6 comentarios:

  1. Tomas es un niño que, con su prima, busca una libélula azul. Su tío Simon busca la manera de hacer un terreno de juego para jugar a rugby en el pueblo. El primo Mateo quiere saber más del aitite Julian, una gran ebanista en los años 20. Y las tías Rosa y Martina desearían que Piedad les contara por qué no se casó nunca con el arquitecto con el que estuvo de novios 40 años.

    Historias entretejidas entre sí y con otras más en una suerte de obra maravillosa, donde lo curioso y estrambótico de algunas situaciones se hace común y transcendente. En la línea del imaginario que el autor despliega también en sus otras novelas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Upps se me coló una "a" donde no debía... Aitite Julian es evidentemente un ebanista y no una señora!!

      Eliminar
  2. Se te da muy bien esto de atrapar citas y relárnoslas a tus lectores. Esta también mola mucho, ilustrada como está por el escarabajo escondido :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre intento, cuando el libro lo permite claro, quedarme con varias citas que representen su esencia. Y puedan servir para que el que llegue a leerlas sienta curiosidad suficiente para leerse el todo. En este caso no iba a ser menos.

      Holden, te recomiendo el libro y, en general, las novelas de Unai Elorriaga. Por lo que leo de ti puede que llegarais a hacer buenas amigas, lector vs escritor.

      Eliminar
  3. Me gusta como interpretas lo que lees
    abrazo desde este lado de la vereda

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias guapa, cierro ese abrazo!!

      Feliz semana.

      Eliminar