sábado, 7 de abril de 2018

Perdón


               
[de  internet]

            “Al montarnos en el último autobús, ya éramos novios. Al bajarnos, me diste el anillo. Ya no hay ni un tú ni un yo, me dijiste, y tuve la certeza de entender a qué te referías. Habías trenzado el sedal para formar un circulito que me pusiste en el dedo. El anular izquierdo, vena amoris, llega directamente al corazón, me susurraste. Era un anillo de sedal transparente, firmemente trenzado y de puntas afiladas, y después de ponérmelo, lo ajustaste y le hiciste un nudo. El sedal de pesca es lo más fuerte que hay, me dijiste, y luego lo cortaste con los dientes. Te metiste mi mano entera en la boca. El sol estaba desapareciendo y la sal ya empezaba a picar sobre la piel. Noté enseguida que era un anillo incómodo, un anillo que iba a molestarme, pero tú decías que era fuerte, más fuerte que el oro, más fuerte que la sangre, que no había ni un tú ni un yo. Este anillo no se romperá nunca, esas fueron tus palabras y tuviste razón. Así fue como nos prometimos, con un sedal. Y recuerdo aquel día. Recuerdo cómo nos hicimos mayores el uno al otro. Cómo insistimos en no ser una casualidad. La primera noche. Las primeras palabras que siguieron. Cómo ya nada parecía casual.”




Perdón, de Ida Hegazi Høyer -2014-


5 comentarios:

  1. Llegué a este libro paseando por las pilas de libros de una librería. Fue ver su cubierta y su título, y atraparme el deseo de leer. Y lo cierto es que ha sido un gran deseo, de principio a fin. Pese a lo dramático de la trama, a lo duro que resulta darse cuenta de cuándo uno se equivoca de parte a parte, de que una quimera puede llevarnos a la destrucción si no somos capaces de bajarnos de la nube a tiempo. ¿A quién le pedimos perdón? ¿Al otro, a nosotros mismos, por equivocarnos, por creer en un error?
    Historia contada con aplomo, con libertad poética y con una sucesión de imágenes que embelesan los sentidos.

    ResponderEliminar
  2. ·.
    Precioso párrafo. Es toda una invitación a la lectura.
    Un abrazo

    La Mirada Ausente · & · Cristal Rasgado

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, lo es: una invitación, y preciosa además.
      Espero que te haya tocado lo suficiente para leerlo de un tirón.
      Gracias por pasarte!!

      Eliminar
  3. Una maravilla de escrito dices tanto en tan poco espacio te felicito

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo no, ni mucho menos, la autora del texto: Ida Hegazi Høyer!!!!

      Eliminar